Nueva sala de barricas en Belondrade

Compartir en Facebook

 

Tras nueve meses de obras la bodega Belondrade ha completado la ampliación de sus instalaciones con una construcción de 665 metros cuadrados que acogerá la sala de barricas, un laboratorio, un almacén agrícola, un patio de lavado y una amplia sala de catas suspendida y orientada al Duero, con vistas a los campos de La Seca y a Tordesillas. 

 

La nueva sala de fermentación y envejecimiento permitirá la reorganización del trabajo. La sala en la que actualmente se encuentran las barricas se transformará en un dormitorio independiente de vino embotellado y se habilitará una zona permanente de etiquetado.

 

 

Ambos edificios forman una T, en la que las puertas principales de entrada están orientadas al noreste y noroeste, zonas sombrías para conservar una temperatura constante en el interior. En la nueva construcción, sin embargo, destaca la imponente sala de catas que se sobrepone ante el paisaje, con un ventanal de 30 metros cuadrados que iluminará indirectamente el corazón de Belondrade.

 

El diseño lo firma el estudio de arquitectura vallisoletano Odimasp, la obra ha sido dirigida por los arquitectos Eduardo Carazo y Víctor Ruiz y llevada a cabo por Collosa.

 

Una de las particularidades de la construcción es la textura rugosa del muro exterior (Rekly), que parece simular la corteza un tronco. El hormigón armando con el que se ha hecho el molde tiene una composición especial para poder levantar el muro in-situ, ya que lo habitual en estos casos es instalar paneles prefabricados de unos tres metros de altura. Para la constructora, la puesta en obra de este material alemán ha sido una de las principales dificultades, sobre teniendo en cuenta que las alturas de los muros oscilan entre cinco y siete metros y no se quería romper la estética de la verticalidad del Rekly.

 

La ejecución de la obra ha supuesto un continuo desafío, no sólo por la dificultad que entraña el hecho de edificar un diseño curvo y en pendiente con elementos rectilíneos (como la cubierta, el falso techo o el suelo), sino también por las aportaciones de Didier Belondrade para mejorar la comodidad y usabilidad de los espacios, que han conllevado algunos cambios con respecto a  los planos iniciales.

 

Será a finales de agosto, tras el embotellado de Belondrade y Lurton, cuando las barricas se trasladen a su nueva ubicación, por lo que la añada 2012 de los verdejos de Belondrade será la primera que fermente en el nuevo edificio.

 

Leer entrevista a Didier Belondrade sobre la construcción de la nueva sala de barricas

©  Aviso  legal 2012 - Fotografías de Juan Manuel Sanz, César Prados, Nacho Carretero y Álvaro Fernández Prieto.                 Síguenos: